Quiénes somos | Contactar

Las novias, desde un punto de vista médico estético.

Hace un año por la época de verano me casé y aunque mucha gente me decía” será el día más feliz de tu vida” pensaba cuando me lo decían que exageraban…. Por supuesto imaginé que seria un día hermoso y felíz, pero pensé no es para tanto… A medida que pasaba el tiempo entre preparativos, lugar de recepción, música, lista de invitados, decoración, entre otros me iba emocionando con el esperado día, decidí valorar que es lo que me gustaría conseguir para ese día a nivel físico y también emocional, como quería verme y que me vieran los demás, que metas quería conseguir para obtener la mejor versión de mi.

 

 

Entre esas idas y venidas de preparativos y ya cuando faltaban 8-9 meses para la boda, elegí el que creí sería el vestido perfecto para mí, en mi caso quería verme lo mejor posible en mi vestido de sueño, así que decidí empezar a realizar un planing de diferentes tratamientos que me ayudarían a estar y sentirme mejor conmigo misma. Entre los cambios que empecé fue un cambio de alimentación que más adelante se convirtió en un estilo de vida ya que aprendí a comer de una forma consciente teniendo en cuenta que los alimentos no son fuente aislada para mantenernos saciados cuando tenemos hambre, va mas allá de ello ya que cumplen un papel fundamental en la regulación hormonal y metabólica en nuestro cuerpo lo que conlleva a una relación directa con la grasa abdominal, sobrepeso y problemas inflamatorios de la piel…. Como acné, rosácea entre otros… ya que una de mis metas era verme súper bien en mi vestido que por cierto era estilo sirena, Tendría que perder algunos kilitos extras y mejorar mi figura.

 

Comencé  una rutina deportiva con una entrenadora personal para moldear mi cuerpo y ayudarme con la grasa localizada acompañado de tratamientos de mesolipoteria para las zonas rebeldes, después note que esto me ayudo a ganar la confianza necesaria para brillar ese día, la alimentación además de ayudarme con la perdida de peso también es fundamental con el cuidado de la piel ya que debido al stress el cortisol una de la hormonas encargadas de regular la acción de la hormonas masculinas y femeninas asociadas a los problemas de acné por lo tanto esto me ayudo a evitar que algún granito inesperado pudiera aparecer en esa fecha.

 

Faltando 2-3 meses para la fecha ya me acercaba a mis objetivos con respecto a mi cuerpo sin embargo me faltaba algo…quería terminar de mejorar el aspecto de mi piel ya que se notaba deshidratada y además mejorar las primeras líneas de expresión que se empiezan a presentar a partir de los 25 años decidí empezar con la aplicación de toxina botulínica para atenuar dichas líneas de la frente, entrecejo y patas de gallo, el efecto de la toxina dura 4 meses y lo usé también de manera preventiva para evitar que las líneas vayan a mas, ya que es como darle vacaciones a un musculo que trabaja de más…. pensando también en la hora de la aplicación del maquillaje ya que las líneas de expresión pueden cuartear el maquillaje y al no tratarlas puede hacer el efecto contrario, pueden notarse mas!! otros tipos de tratamientos que utilice fue el peeling de fenol para mejorar el tono de la piel e imperfecciones, disminuir los poros dilatados y puntos negros posteriormente a los 15 días utilice acido hialurónico para hidratar la piel y darle luminosidad,  además que la piel hidratada puede aguantar por mas tiempo el maquillaje y evitará que tras retirarlo se produzca empeoramiento en el estado de la piel.

También mejoré la zona de la ojera ya que con edad es una zona sensible que empieza a perder firmeza y nos un efecto de cansada por lo que recurrí de nuevo al acido hialurónico para mejorar la flacidez. Pienso que en total me demoré alrededor de unos 6 meses en los que fui haciendo pequeños cambios que me ayudaron a brillar ese día. Cuando ese día llegó me sentí felíz, llena de vida, con mucha confianza en mi misma.

Era nuestro día y si, se convirtió en unos de los días mas felices de mi vida, espero que vengan muchos más como ese, sin embargo, un año después recuerdo ese día como el mejor, me sentí bonita por fuera pero también por dentro. Me sentía orgullosa de haber completado de las metas que propuse y aunque empezó como un tema estético se convirtió en una mejora a todos niveles, aprendí a cuidar de mi y de mi bienestar y me sentí completamente lista para dar el siguiente paso un compromiso mayor y empezar una nueva etapa.

A todas las novias os deseo que ese gran día sea el mejor de los mejores y así como yo os sintáis bonitas por dentro y por fuera, orgullosas de si mismas, de sus valores, de cuidar de vosotras, de vuestras emociones y sensaciones, ese día es vuestro, así que todo lo que os haga sentir hermosas y especiales está permitido.

Yo por mi parte encantada si alguna quiere hablar conmigo sobre este o cualquier otro tema que os haga sentir bien.

Un abrazo y saludo especial para todas.

 

Clara Buitrago, médico estético, CB clinic

¡Comparte en tus redes sociales!

Utilizamos cookies para mejorar nuestro servicio y ofrecer la mejor experiencia de usuario. Más información en política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies